ⓘ Alfredo Ottaviani

                                     

ⓘ Alfredo Ottaviani

Alfredo Ottaviani fue un cardenal italiano y Prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Sirvió como secretario de la Sagrada Congregación del Santo Oficio en la Curia Romana desde 1959 a 1966 en que ese dicasterio fue reorganizado como la Congregación para la Doctrina de la Fe, de la cual él era Pro-Prefecto hasta 1968.

Ottaviani fue una figura prominente en la iglesia de su tiempo y fue la principal voz conservadora en el Concilio Vaticano II.

                                     

1.1. Biografía Primeros años de vida

Ottaviani nació en Roma; su padre era panadero. Estudió con los Hermanos de las Escuelas Cristianas en Transtíber. Ingresó en el Seminario Romano junto la Basílica de Letrán y posteriormente en el Pontificio Ateneo de San Apolinar recibió sus doctorados en filosofía, teología y en derecho canónico.

                                     

1.2. Biografía Vida religiosa

El 18 de marzo de 1916, fue ordenado al sacerdocio. El 12 de enero de 1953, era designado Pro-Secretario del Santo Oficio y creado Cardenal Diácono de Santa María in Domenica por Pío XII.

El 7 de noviembre de 1959, fue nombrado por Juan XXIII como principal guardián de la ortodoxia doctrinal como Secretario del Santo Oficio. El 5 de abril de 1962, el cardenal Ottaviani fue designado arzobispo titular de Berrea, siendo consagrado por el mismo Juan XXIII el 19 de abril. Renunció al título archiepiscopal en 1963.

                                     

1.3. Biografía Participación en el Concilio Vaticano II

Era el líder de los conservadores de la Curia Romana durante el Concilio Vaticano II 1962-1965 y trabajó junto a, entre otros, el arzobispo Marcel Lefebvre C.S.Sp. Durante las últimas sesiones preparatorias del Concilio, el cardenal Ottaviani tuvo fuertes discusiones con el cardenal Augustin Bea sobre el tema de la libertad religiosa. Ottaviani se oponía a conceder la misma igualdad de condiciones la religión católica frente a otras religiones, permitiendo una tolerancia religiosa como mal menor en un Estado Confesional católico. Su confrontación llegó a ser tan intensa que el cardenal Ernesto Ruffini tuvo que intervenir, observando su decepción en una" discusión tan seria”. Ottaviani también intervino durante los discusiones sobre la liturgia y sobre las fuentes de la Revelación Divina, que se entienden como Biblia y Tradición en Teología Católica. Según relata el padre Ralph Wiltgen S.D.V. ​ El Papa Pablo VI dedicó dos audiencias generales al nuevo Ordo Missæ. Después de las mismas, el cardenal Ottaviani escribió:

En la misma carta, el cardenal Ottaviani se quejaba de que su opinión reflejada en el Breve examen crítico hubiera sido publicada: