ⓘ Cirugía fetal

                                     

ⓘ Cirugía fetal

La cirugía fetal, también denominada cirugía prenatal, es una rama de la medicina materno-fetal en desarrollo que abarca una amplia variedad de técnicas quirúrgicas que se emplean en el tratamiento de enfermedades congénitas en fetos que continúan en el útero. Existen principalmente tres procedimientos: la cirugía fetal abierta, que consiste en abrir el útero por completo para operar al feto; la fetoscopía mínimamente invasiva, que consiste en realizar pequeñas incisiones y se usa un fetoscopio y una sonografía como instrumentos de guía; y el tratamiento del feto vía percutánea, que consiste en colocar un catéter que se monitorea de forma constante mediante un ultrasonido. ​

La intervención fetal es un procedimiento relativamente nuevo. El uso de tecnologías avanzadas permite diagnosticar enfermedades y defectos congénitos en un feto con más anticipación y precisión.

La mayoría de las afecciones no requieren ni son tratables con una intervención fetal, excepto en el caso de los defectos anatómicos, para los cuales es posible reparar el útero y puede ser un beneficio importante para el posterior desarrollo y supervivencia del feto. La reparación temprana antes del parto de dichos defectos aumenta las probabilidades de tener un bebé sano y relativamente normal.

Las mujeres embarazadas están igual de expuestas que el feto, si es que no más, a los riesgos de cualquier tipo de intervención fetal. Además de los riesgos generales que presentan las cirugías, también existen riesgos que afectarían el útero de la madre, lo cual podría limitar su capacidad para tener más bebés. Estos riesgos son mayores que los de una cesárea optativa, debido a lo que se explica a continuación:

  • la duración de la cirugía es mayor durante la intervención fetal
  • el parto requerirá de una segunda cesárea un par de días o semanas después
  • la incisión es la que comúnmente se realiza de forma vertical, lo que supone un riesgo mayor para los embarazos posteriores
                                     

1. Tipos

Técnica

Por lo general, se administran tocolíticos para impedir el trabajo de parto; sin embargo, éste fármaco no debe administrarse si el riesgo es más alto para el feto dentro del útero que fuera de éste, como puede suceder en el caso de una infección intrauterina, del sangrado vaginal anormal y del sufrimiento fetal. ​

                                     

2. Historia

Las técnicas para la cirugía fetal fueron desarrolladas por primera vez en la Universidad de California, San Francisco, en 1980 en modelos animales. ​